In memoriam de Peyton Arturo…

Cómo transformar nuestro pensamiento, vida y entorno a través de una cirugía bariátrica.

Terminaba mi arreglo personal para ir a trabajar, el espejo reflejó a la pequeña niña de seis años, la “gorda”, la que es blanco de burlas de sus compañeras de primer grado de primaria en la escuela, aquella que en los recreos se sienta a llorar porque es objeto de burla con el feo apodo que le han puesto, “Tongolele”, que si bien aquella fue una gran artista de mi época de infancia, en mi cabeza esa palabra suena tan fea, la profieren como un insulto, así que cada vez que la oigo las lágrimas corren a borbotones, en especial en cada ocasión que me grita la principal instigadora de ese apodo, aquella niña morena, de pelo crespo, voz chillona, con su uniforme tan mugriento y sus zapatos llenos de tierra, cuando se acercaba a insultarme su cuerpo despedía un terrible olor a sudor, yo creo que es muy probable que no se bañara regularmente, su persona denota abandono y coraje, ese coraje lo descarga sobre mi; ella se llama Hortensia, y sus burlas y gritos hacen que siempre termine llorando en el rincón del salón de clases o bien en alguna de las esquinas del patio de la escuela; me he dado cuenta que tiene la virtud de lastimarme, de hacerme sentir fea y me humilla porque soy gorda.

Lo que ella y nadie más en la escuela sabe, es que yo tengo una gran cicatriz en la barriga, producto de la primera vez que gané mi primera batalla a la muerte, a causa de un estrechamiento en el píloro que no permitía el paso del alimento, por lo que tuve que ser sometida a una cirugía a la temprana edad de cuarenta días de nacida, al menos así me lo platicó mi mami. Dicha intervención me dejó una gran cicatriz en el abdomen, ese pequeño “defecto” nunca me ha molestado, incluso es un trofeo que orgullosa porto en el cuerpo.

Empero, en mis adentros quisiera ser una niña tan normal como las otras, correr, saltar o brincar en las horas del recreo, aun cuando esas actividades físicas intensas estén vedadas para mi, la torpeza es visible y mis rodillas resienten el sobrepeso, finalmente también es la causa de que yo sea blanco de las burlas de las otras niñas y que no quieran que participe en sus juegos por la lentitud de mis movimientos.

Pero no todo está perdido, tengo como arma poderosa el aprendizaje, he suplido mi falta de gracia y agilidad por un incesante deseo de aprender, así que la historia y la geografía se han convertido en mis mejores amigas y aliadas, puedo pasar horas sentada leyendo mis libros escolares, aprendiendo de ellos, tratando de imaginar los personajes y las épocas de la historia, ver casi ante mis ojos cómo van vestidos y las palabras importantes que pronuncian en los hechos históricos; también puedo jugar con mi imaginación y tocar con mis manos la galaxias, los planetas, las estrellas, los soles y las constelaciones, he adquirido velocidad al escribir y al leer; y para la profesora del colegio dejo de ser “la gorda” o “la Tongolele” para convertirme en una de sus alumnas que más atención pone en clase, con ella sólo soy una estudiante más, y ahí, desborda mi felicidad en cada pregunta que contesto acertadamente.

Regreso al presente, una última mirada al espejo; me observo, no resalta como antes esa lonja que se desbordaba donde está la cintura, el busto se ve más reducido, el abdomen se ve menos abultado, el pantalón que me he puesto hoy cierra perfectamente, la blusa a juego queda impecable y recta sobre el cuerpo, el maquillaje ya ha tenido que ser modificado al notar que mi cara tiene unos cachetes menos abultados y hasta los párpados han variado en tamaño, mis facciones se ven ahora mejor delineadas y más finas, la imagen que el espejo me devuelve es bastante grata.

Trato de no perder mas tiempo, se hace tarde y hay que salir a trabajar, así que tomo el saco y la bolsa en la que previamente he metido las llaves de la casa y los moldes plásticos con los alimentos que debo ingerir en el transcurso del día.

Quién podría pensar que hace cuatro meses me encontraba dentro de un quirófano en la mesa de operaciones; se dice rápido, sin embargo los cambios han sido veloces y positivos, mis sentimientos giran en torno a la admiración y gratitud por mi cirujano y su equipo multidisciplinario; y, esa sensación de victoria sobre mi cuerpo para convertirlo en una talla normal.   Llevo veinticinco kilos disminuidos, muchos más de lo que hubiera podido bajar en una rigurosa dieta que al dejarla me hubiera concedido nuevamente ganar el peso perdido, hace cuatro meses me sometí a una cirugía bariátrica en mi caso denominada “manga gástrica”.

Al fin pude deshacer de ese demonio que me apresaba por las noches y que me gritaba torturándome con sus palabras desnudas y crueles, —¡tu cuerpo se vuelve más y más voluminoso cada día que pasa!—,  —¡corres con el riesgo de un infarto a causa de tu hipertensión!—, y en otras noches ese mismo monstruo me susurraba al oído, —¡sigue así, sigue engordando, desarrollarás diabetes!— y algunas más —¡morirás de un infarto fulminante!—   y casi puedo asegurar que escuchaba sus malignas carcajadas.

Así es, la diabetes es una enfermedad que suele manifestarse silenciosa pero mortal, porque no sabemos qué parte de nuestro cuerpo atacará ferozmente, ese padecimiento me arrebató a uno de los seres que he amado más y con el que más compartí cincuenta y siete años de mi vida, mi compañero de juegos, alegrías y tristezas, uno de los cómplices en la vida, mi propio hermano, quien por un infarto fulminante murió sin saberlo.

Efectivamente, él padeció esos trastornos, obesidad, hipertensión y diabetes.

Así cada día que pasaba y a causa de mi exceso de peso me costaba más trabajo subir y bajar escaleras, caminar cien metros se había convertido prácticamente en una carrera de obstáculos, una actividad tan gratificante y alegre como el baile, estaba totalmente olvidada, el intentar dar dos o tres pasos cadenciosos, resultaban lentos y faltos de habilidad y finalmente casi me hacían perder el equilibrio y el aliento.

Hoy soy una enferma de obesidad en rehabilitación, tal y como los alcohólicos, siempre estuve enferma sin saberlo, estuve en los límites de la vida sana y la muerte lenta; hoy sé que la obesidad no es sólo una condición genética, ni que depende solamente de la cantidad de alimentos que se ingieren y de la falta de ejercicio, esa es una enfermedad multifactorial; mi ignorancia es grande en lo que se refiere a la condición biológica de los seres humanos, sin embargo, estoy cierta de que la investigación, la ciencia y los aportes a la medicina, además de haber tenido la gran fortuna de encontrar un excelente equipo de médicos, interesados no sólo en las ganancias económicas, sino en el beneficio de sus semejantes, tocaron con sus conocimientos y su magia mi cuerpo y mi vida, y hoy que me vislumbro en la vejez de la juventud y en la juventud de la vejez, puedo decir que he empezado a convertirme en lo que en el fondo siempre quise ser, una persona de talla y peso normal.

Continuará…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

CARLOS Tigre sin Tiempo (C.V.P.)

Notas personales diversas, de cualquier país, espacio o tiempo humano pasado, presente o futuro.

CNNEspañol.com

Ultimas Noticias de Estados Unidos, Latinoamérica y el Mundo, Opinión y Videos

Archivo documental

Documentales en español

vam8os

La Vuelta al Mundo en 80 Sueños, un ambicioso proyecto viajando por todo el planeta para estudiar el modo en que el ser humano, a pesar de las circunstancias, sueña en busca de la felicidad. #fotografía #documental #investigación #artículos #voluntariados

PATRONES PARA TEJER

Ideas creativas para tejedoras principiantes. Patrones de punto a dos agujas y ganchillo. ¡Vivan las labores moderners!

Placer sin azúcar

Mi visión personal de los productos sin azúcar.

Cirugía Endoscópica y Bariátrica

Dr. Jesús Cabral Oliver - Blog de Salud.

Cómo Tocar Guitarra Acústica

Las Mejores Técnicas para Aprender Definitivamente Guitarra Acústica Facilmente

Ahogaré mis penas en una taza de café

Entre sorbos de café, el mundo cambia y la vida transcurre

WordPress.com en Español

Blog de Noticias de la Comunidad WordPress.com

CARLOS Tigre sin Tiempo (C.V.P.)

Notas personales diversas, de cualquier país, espacio o tiempo humano pasado, presente o futuro.

CNNEspañol.com

Ultimas Noticias de Estados Unidos, Latinoamérica y el Mundo, Opinión y Videos

Archivo documental

Documentales en español

vam8os

La Vuelta al Mundo en 80 Sueños, un ambicioso proyecto viajando por todo el planeta para estudiar el modo en que el ser humano, a pesar de las circunstancias, sueña en busca de la felicidad. #fotografía #documental #investigación #artículos #voluntariados

PATRONES PARA TEJER

Ideas creativas para tejedoras principiantes. Patrones de punto a dos agujas y ganchillo. ¡Vivan las labores moderners!

Placer sin azúcar

Mi visión personal de los productos sin azúcar.

Cirugía Endoscópica y Bariátrica

Dr. Jesús Cabral Oliver - Blog de Salud.

Cómo Tocar Guitarra Acústica

Las Mejores Técnicas para Aprender Definitivamente Guitarra Acústica Facilmente

Ahogaré mis penas en una taza de café

Entre sorbos de café, el mundo cambia y la vida transcurre

WordPress.com en Español

Blog de Noticias de la Comunidad WordPress.com