11 de junio de 2014.

Miércoles once de junio de dos mil catorce, nueve de la mañana… mi vida daría un cambio radical.

Sin imaginarlo los primeros minutos de ese día, la tragedia se estaba gestando para mi y mi familia; en mi trabajo los minutos transcurrían en una completa tranquilidad; eran las nueve de la mañana con quince minutos cuando, irrumpió mi hija en la puerta de mi oficina.

Me llamó la atención la angustia que su rostro reflejaba; queriendo se discreta no pudo dejar de gritarme -¡se murió!- No entendí, ¿quién podría estar muerto?, tratando de guardar la calma, le pregunté: —¿quién?— y me respondió con un llanto ahogado —¡mi tío, se murió Arthur!—

Mi primer pensamiento fue negación y de incredulidad, ¡absurdo!, ¡él no podía estar muerto!, era inconcebible, él estaba lleno de vida, de planes, de tareas pendientes, tres días antes habíamos tenido comunicación a través de la mensajería del teléfono celular y quedamos en ponernos de acuerdo para comer el sábado siguiente con el pretexto de festejar que mi hija y yo habíamos terminado la licenciatura. ¡NO!, no podía dejarnos así, sin más explicación.

Nuevamente y en cuestión de fracciones de segundos pensé que era por demás inaceptable, que había un error, no era posible que hubiera dejado de existir, así, tan intempestivamente.

Tenía que hacer acopio de fortaleza enfrente de mi hija, sin embargo los nervios hacían presa de mí, me sentía temblorosa por dentro, deseaba intensamente llorar, gritar de desesperación y hubiera querido aullar del profundo dolor que me invadía, sin embargo era más grande el impacto de saberlo muerto que ni las lágrimas, ni los gritos, ni la desesperación podían salir de mi cuerpo, me sentía en un estado catatónico.

En cuestión de minutos y después de hacer las gestiones necesarias para salir del trabajo, mi hija y yo abordamos un taxi y nos dirigimos dónde nos habían informado que había muerto.

La elegante dama con su frío manto lo sorprendió a las nueve de la mañana en plena calle, cuando con toda la actitud y disposición de aprender se dirigía a tomar un curso que dictarían por parte de la oficina donde laboraba.

No tardamos mucho en llegar y, de lejos vi una multitud que con interés malsano, estaba frente a su cuerpo, me abrí paso empujando a las personas y pude llegar al frente, ahí estaba él, en el piso tirado con los brazos en cruz y la mirada al cielo, con esa mirada vidriosa, ausente de vida, y al verme frente a su cuerpo, pude comprender la inmensidad de la desdicha que se había cernido para nuestra familia en las primeras horas de ese día.

Sentí como me invadió la tristeza y, la impotencia se apoderó de mi alma y de mi cuerpo; haber fallecido en la plenitud de la vida, sin poder decirnos adiós, con tantos planes en mente, con los deseos inmensos de vivir intensamente, estos pensamientos cruzaban por mi mente, finalmente sólo atiné a persignarlo cuando le subieron a la ambulancia con aquella larga oración que mi abuela y mi madre elevaban en los momentos importantes a manera de bendición, hice la señal de la cruz y en silencio, mientras cerraban la puerta de la unidad que se lo llevaba, oré…

Omito por respeto y señal de duelo, las horas posteriores y, situémonos en los días subsecuentes a esa gran pérdida, días densos, cargados de tristeza, de recuerdos, de nostalgia y melancolía.

Había tardes enteras que me quedaba tendida en la cama mirando al techo con la mente en blanco; no comprendía cómo y porqué se había marchado, tantas preguntas se agolpaban en mi mente, ¿dónde esta ahora?; ¿existiría esa “otra vida”?; ¿se habría dado cuenta que estaba muriendo?, ¿habría sufrido? preguntas para las cuales no encontré y nunca encontraré respuesta, hasta que traspase el umbral de la vida y la muerte, entonces al igual que él, despejaré la incógnita.

Mis hermanos han representado dos partes importantes de mi vida y de esa niña interior que llevamos dentro, esa niña que en pocas ocasiones puede salir a pasear; así que el hecho de verlos, siempre me ha remitido inmediatamente a la infancia; mi hermana mayor ha representado siempre la parte “intelectual”, con ella puedo hablar de libros, historia, películas y arte; mi hermano era la parte “lúdica“, con él jugaba, bromeaba, hacíamos chistes, pero con ambos siempre he disfrutado enormemente el tiempo que podíamos pasar juntos.

Después de su partida, los primeros fines de semana se convirtieron en una tortura. Inconscientemente esperaba sus llamadas y cualquier sonido proveniente del teléfono me sobresaltaba, lo asociaba inmediatamente a esas largas conversaciones en las que hablábamos de nuestros planes, anécdotas de nuestra infancia, de aquella lejana adolescencia, de los problemas cotidianos con los hijos o con el trabajo, la política, la religión y cualquier comentario nos servía para charlar largamente; otras veces, como niños, jugábamos bajando aplicaciones para la tablet o el teléfono celular, haciendo pruebas para finalmente divertidos y riendo como infantes terminábamos hablando por el teléfono convencional porque definitivamente no atinábamos a manejar esas nuevas aplicaciones con la destreza propia de los jóvenes.

Y después de una larga conversación telefónica nos despedíamos, no sin antes darnos ánimo y emitir nuestras frases favoritas de “te quiero mucho manita” y yo le respondía “te quiero mucho manito” y afortunada y sinceramente siempre nos dijimos lo mucho que nos queríamos como hermanos.

Mi hermano tenía como ocho años de haber sido diagnosticado con diabetes y creo que al mismo tiempo de hipertensión, ambas enfermedades minaron su estado de salud y también su ánimo, en algún momento me comentó estar bajo tratamiento psicológico a causa de una depresión severa, él sentía y así me lo manifestó, que se le habían juntado las enfermedades y una inesperada mala racha económica que difícilmente estaba afrontando.

En nuestras charlas telefónicas le preguntaba por su salud y sus cuidados médicos, él siempre respondía que todo estaba bajo control, por supuesto, era un adulto y no tenía por qué poner en duda sus afirmaciones, incluso en las ocasiones que fue a comer a la casa, me manifestaba que tal o cual alimento no podía ingerirlo por “su diabetes”, así que siempre pensé que se estaba controlando.

No obstante, a su muerte, supe que contrariamente a sus aseveraciones, se cuidó poco o casi nada, y nos dimos cuenta cuando nos entregaron las pertenencias que traía en los bolsillos del pantalón que vestía a su partida, era un puño de dulces, algo prohibido en una persona que cursaba por esa enfermedad crónico degenerativa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

CARLOS Tigre sin Tiempo (C.V.P.)

Notas personales diversas, de cualquier país, espacio o tiempo humano pasado, presente o futuro.

CNNEspañol.com

Ultimas Noticias de Estados Unidos, Latinoamérica y el Mundo, Opinión y Videos

Archivo documental

Documentales en español

vam8os

La Vuelta al Mundo en 80 Sueños, un ambicioso proyecto viajando por todo el planeta para estudiar el modo en que el ser humano, a pesar de las circunstancias, sueña en busca de la felicidad. #fotografía #documental #investigación #artículos #voluntariados

PATRONES PARA TEJER

Ideas creativas para tejedoras principiantes. Patrones de punto a dos agujas y ganchillo. ¡Vivan las labores moderners!

Placer sin azúcar

Mi visión personal de los productos sin azúcar.

Cirugía Endoscópica y Bariátrica

Dr. Jesús Cabral Oliver - Blog de Salud.

Cómo Tocar Guitarra Acústica

Las Mejores Técnicas para Aprender Definitivamente Guitarra Acústica Facilmente

Ahogaré mis penas en una taza de café

Entre sorbos de café, el mundo cambia y la vida transcurre

WordPress.com en Español

Blog de Noticias de la Comunidad WordPress.com

CARLOS Tigre sin Tiempo (C.V.P.)

Notas personales diversas, de cualquier país, espacio o tiempo humano pasado, presente o futuro.

CNNEspañol.com

Ultimas Noticias de Estados Unidos, Latinoamérica y el Mundo, Opinión y Videos

Archivo documental

Documentales en español

vam8os

La Vuelta al Mundo en 80 Sueños, un ambicioso proyecto viajando por todo el planeta para estudiar el modo en que el ser humano, a pesar de las circunstancias, sueña en busca de la felicidad. #fotografía #documental #investigación #artículos #voluntariados

PATRONES PARA TEJER

Ideas creativas para tejedoras principiantes. Patrones de punto a dos agujas y ganchillo. ¡Vivan las labores moderners!

Placer sin azúcar

Mi visión personal de los productos sin azúcar.

Cirugía Endoscópica y Bariátrica

Dr. Jesús Cabral Oliver - Blog de Salud.

Cómo Tocar Guitarra Acústica

Las Mejores Técnicas para Aprender Definitivamente Guitarra Acústica Facilmente

Ahogaré mis penas en una taza de café

Entre sorbos de café, el mundo cambia y la vida transcurre

WordPress.com en Español

Blog de Noticias de la Comunidad WordPress.com

A %d blogueros les gusta esto: