Los primeros seis meses

Raudo y veloz el tiempo hizo su labor y yo llevé con ahínco mi compromiso personal, me apegué al pie de la letra en seguir las pautas de mis nuevos hábitos alimenticios permanentes, en los que se incorporaron poco a poco y por etapas los alimentos; también, incrementé los paseos, las caminatas por las tardes en forma regular, en algunas ocasiones la zumba y para los momentos que quería descansar y como forma de evitar caer en la “ansiedad” retomé la olvidada práctica del tejido para tener las manos ocupadas y la mente alejada de los fugases deseos de buscar comida.

Tal vez los primeros tres meses no se veía gran cambio, yo sabía de antemano, que la pérdida de peso sería gradual, lento, seguro y sin peligros ni complicaciones para mi salud.

En la última etapa de incorporación de alimentos, noté una pequeña alteración en el sentido del gusto, la carne de res dejó de tener el sabor agradable de antaño, mi paladar se centró en el pollo o el atún.

En un abrir y cerrar de ojos llegó el mes de diciembre, y con él las cenas de navidad y año nuevo, los cumpleaños de mi hermana y de mi sobrina. Esos festejos que son parte de nuestra convivencia y tradición familiar contaron con el apoyo de todos mis familiares, por lo que el menú usual de pasta, pavo, romeritos, gelatina, refrescos, pan y pastel, se modificó para que yo también pudiera saborear y disfrutar con todos sin tener que alterar mi sana decisión de mantenerme al margen de cosas “engordadoras”.

Esas vacaciones también fueron las primeras en mi vida en las que con ilusión me hice de un nuevo “mini” guardarropa, la ropa que usaba regularmente antes de la cirugía ya se me veía muy grande, como diría mi abuelita me veía como “Don Ferruco en la alameda” totalmente ridícula.

¡El mundano placer por comprar ropa renació!

Algo insignificante pero olvidado. ¡Qué felicidad!, poder escoger un pantalón y una blusa, sin tener que recurrir a la talla extra en la que ni el color, ni el modelo, eran de mi gusto, sencillamente era comprar lo que me quedaba en talla aunque no fuera de mi agrado, me veía obligada a adquirir pantalones muy anchos y blusas o blusones muy holgados para tratar en lo posible de esconder mi obesidad, pensaba que finalmente algo tenía que vestir, no podía ir por la vida desnuda.

Y que decir, también había que comprar un par de zapatillas de tacón alto para lucir esa nueva talla en la que apenas me había instalado, unos lindos muy lindos zapatos altos, después de tantos años de no poder usarlos porque el dolor en las rodillas y en las piernas era no sólo frecuente sino permanente instalado.

Esa primera compra de los pantalones dos tallas menores a la que regularmente usaba y ese par de zapatillas, marcó un antes y un después; la alegría, la satisfacción y la renovación del compromiso que había hecho por mejorar mi salud, ¡se veía recompensado también en mi aspecto físico!

Pocos meses después de la cirugía, me liberé de la pastilla para regular la presión, la lectura se tornó “normal”, ya no era necesario que la tomara y muy por el contrario, bajaba en demasía, por lo que el medicamento en lugar de ayudarme me perjudicaba, seré hipertensa por el resto de mi vida, aunque el descenso de peso, la alimentación, la ingesta regular de agua y consumo moderado de sal, me ayudaron a regular la presión.

En muy poco tiempo, en apenas seis meses, había obtenido triunfos que ni en mis más delirantes sueños había imaginado: comprarme ropa de talla menor, volver a usar zapatillas de tacón alto y no tomar medicamento para la presión, pero todavía faltaban más victorias…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

CNNEspañol.com

Ultimas Noticias de Estados Unidos, Latinoamérica y el Mundo, Opinión y Videos

Archivo documental

Documentales en español

vam8os

La Vuelta al Mundo en 80 Sueños, un ambicioso proyecto viajando por todo el planeta para estudiar el modo en que el ser humano, a pesar de las circunstancias, sueña en busca de la felicidad. #fotografía #documental #investigación #artículos #voluntariados

PATRONES PARA TEJER

Ideas creativas para tejedoras principiantes. Patrones de punto a dos agujas y ganchillo. ¡Vivan las labores moderners!

Placer sin azúcar

Mi visión personal de los productos sin azúcar.

Cirugía Endoscópica y Bariátrica

Dr. Jesús Cabral Oliver - Blog de Salud.

Cómo Tocar Guitarra Acústica

Las Mejores Técnicas para Aprender Definitivamente Guitarra Acústica Facilmente

Ahogaré mis penas en una taza de café

Entre sorbos de café, el mundo cambia y la vida transcurre

WordPress.com en Español

Blog de Noticias de la Comunidad WordPress.com

CNNEspañol.com

Ultimas Noticias de Estados Unidos, Latinoamérica y el Mundo, Opinión y Videos

Archivo documental

Documentales en español

vam8os

La Vuelta al Mundo en 80 Sueños, un ambicioso proyecto viajando por todo el planeta para estudiar el modo en que el ser humano, a pesar de las circunstancias, sueña en busca de la felicidad. #fotografía #documental #investigación #artículos #voluntariados

PATRONES PARA TEJER

Ideas creativas para tejedoras principiantes. Patrones de punto a dos agujas y ganchillo. ¡Vivan las labores moderners!

Placer sin azúcar

Mi visión personal de los productos sin azúcar.

Cirugía Endoscópica y Bariátrica

Dr. Jesús Cabral Oliver - Blog de Salud.

Cómo Tocar Guitarra Acústica

Las Mejores Técnicas para Aprender Definitivamente Guitarra Acústica Facilmente

Ahogaré mis penas en una taza de café

Entre sorbos de café, el mundo cambia y la vida transcurre

WordPress.com en Español

Blog de Noticias de la Comunidad WordPress.com

A %d blogueros les gusta esto: